miércoles, 19 de enero de 2011

Barnett no puede luchar en el estado de California por su positivo en esteroides.

Digamos que usted está una organización de MMA que ha decidido tirar la casa por la ventana con un torneo de peso pesado. Diga usted sinceramenre si realmente necesita esto para funcionar sin problemas, aunque sólo sea para demostrarle a la gente que usted es capaz de hacer algo que funcione sin problemas.

Ahora digamos que uno de los grandes favoritos no tiene una licencia para pelear en el estado en el que su organización está afincada.



¿Qué hacer?

Si usted ha dicho, "Huir del país", tengo una mala noticia para usted. No es sólo la respuesta equivocada es muy posiblemente la peor respuesta. Es también la respuesta que Strikeforce parece estar considerando, a juzgar por los comentarios de su CEO Scott Coker.

Explicando que el torneo de Strikeforce es "un Grand Prix mundial" ya que la organización estaba considerando la celebración algunos de los eventos en Ontario, Canadá o Japón. Y ¿por qué no? Con varios combatientes en el torneo procedentes del país del Sol Naciente Strikeforce podría pensar en Tokio como ciudad de acogida.

Pero Coker no está pensando en Japón sólo porque él siempre quiera ver en la pantalla del interior del Saitama Super Arena a Strikeforce.

El problema es Josh Barnett. Sin licencia para pelear en California después de su prueba fallida por esteroides que ayudó a desbaratar el experimento de Affliction MMA, y con muy poco interés aparente en hacer las cosas que tiene que hacer para aclararlo con la mayoría de las comisiones de EE.UU., está empezando a parecer a un responsabilidad potencial de Strikeforce. Aporta gran talento y carisma a la organización, pero también trae una cuestión de legitimidad.

Piénsalo de esta manera: con Barnett en la parte más fácil del torneo, hay una excelente posibilidad de que pudiera abrirse paso hasta la final del torneo. Pero si Strikeforce ha de programar todas sus peleas en torno a temas de su licencia - ya sea en Japón o en algún lugar de Norteamérica, donde las comisiones no son muy exigentes acerca de los problemas pendientes de un luchador en otros estados - ¿qué hacer para la afirmación de que el ganador del torneo sea el mejor peso pesado del mundo?

La clave de Strikeforce en esta tarea va a ser la transparencia. Cuando usted hace un torneo que cuenta con varios combatientes, con alguno que ha dado positivo anteriormente, y se combina con cosas como un cuarto juez independiente en caso de empate y una comisión de Strikeforce para elegir los reemplazos por lesión, lo que lo que tienes es carne de primera para los teorías de conspiración.

Se tiene que demostrar que todo lo relacionado con este torneo es tan limpio y justo como sea humanamente posible, de manera que el eventual ganador con razón, puede presumir de ser el mejor del mundo de los pesos pesados.

¿Cómo podemos tomar en serio este Gran Premio si está legalmente prohibido que tenga lugar en uno de los estados con más renombre para las competiciones de las MMA?

Imagínense por un momento qué pasaría si Strikeforce consiguiese su pelea soñada en la final del torneo entre Fedor Emelianenko y Barnett, y sin embargo, tuvise que cancelarse por los problemas.

Si el torneo de Strikeforce va a determinar al mejor del mundo de los pesos pesados - y ciertamente podría - todos los pesos pesados tiene la necesidad de ser combatientes con la licencia en regla con las comisiones pertinentes.

Si este torneo es lo suficientemente importante como para reunir a varios de los pesos pesados más importantes del mundo, entonces también es lo suficientemente importante como para hacerlo de la manera correcta. ¿Y cómo sabes si lo estás haciendo de la manera correcta? Para empezar, no tienen que buscar demasiado para encontrar un órgano regulador dispuestos a dejar de hacerlo.
Fuente: MMAFighting

0 comentarios:

Publicar un comentario